Corralito griego hunde a las principales bolsas europeas

corralito

El programa de corralito griego busca evitar la quiebra del sistema bancario en un momento en el que la liquidez del mismo no puede hacer frente a la fuga de dinero.

Grecia aplicó un corralito financiero ante posible saqueo de fondos tras consulta ciudadana.

Atenas, Grecia, junio 29, 2015.- El mundo de las finanzas está cada vez más interrelacionadas con todas las economías. Hoy el ojo del huracán está puesto en el corralito Griego, que se perfila ante la debacle económica del futuro incierto de las finanzas helénicas.

En 2001 Argentina sufrió una de las crisis económicas más importantes a lo largo de su historia, por culpa de lo que se le denominó como corralito.

El concepto de corralito trata de un conjunto de medidas políticas restrictivas que busca evitar la salida en masa de depósitos bancarios.

Las principales bolsas europeas se desplomaron en las primeras horas de este lunes 29 de junio, y los bancos del sur de Europa sufrieron un declive pronunciado, después de que Grecia cerró sus bancos e impuso controles de capital por un agravamiento en sus problemas de deuda. La bolsa alemán DAX y el francés CAC cayeron alrededor de un 4%, mientras que el índice de pesos pesados de la zona euro Euro STOXX 50 retrocedía en un porcentaje similar, lo que supone la peor caída en una sesión desde finales del 2011.

Después de no recibir fondos de emergencia adicionales del Banco Central Europeo para los prestamistas griegos, el primer ministro Alexis Tsipras anunció controles de capital en un discurso televisado el domingo por la noche para evitar que los bancos colapsen por unos retiros masivos.  Grecia tiene menos de 48 horas para repagar mil 600 millones de euros al Fondo Monetario Internacional, y una moratoria desencadenaría una serie de eventos que podría conducir a la salida del país del bloque monetario.

El gobierno griego mantendrá los bancos cerrados al menos hasta el 5 de julio, la fecha del referendo, y los retiros de los cajeros automáticos que no operarán desde el lunes, limitando a 60 euros por día cuando vuelvan a abrir el martes. Pese a que esta versión griega del “corralito” argentino puede darle días adicionales a la banca griega, el riesgo de colapso sigue siendo altísimo.

La agitación que se puede producir en el sistema financiero internacional sí puede crear una creciente aversión al riesgo que le pegue directamente a la cotización del peso respecto al dólar.

Mientras tanto el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, pidió hoy al pueblo griego que “vote que sí” en el referéndum del domingo y reclamó al primer ministro Alexis Tsipras “que diga la verdad al pueblo griego”.

Lo que pasaría si Grecia abandona el euro y emite su propia moneda para mantener el flujo de dinero, crearía una drástica devaluación, lo que llevaría a un crecimiento en la inflación. Grecia está registrando un considerable superávit primario cíclicamente ajustado, por lo que dada una modesta recuperación económica, el país no necesitaría echar a andar la imprenta para pagar sus deudas, manteniendo todo lo demás constante, la devaluación promovería la recuperación.

Desde enero, las autoridades griegas han estado trabadas en tensas negociaciones con los acreedores del país con respecto al programa de rescate de la nación. El partido griego Syriza fue elegido al poder a principios de este año con la promesa de poner fin a la austeridad y reestructurar la deuda del país.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();