Tragedia financiera de Puerto Rico

Puerto Rico

La tasa de crecimiento de Puerto Rico ha sido negativo en siete de los últimos diez años, mientras tanto la Fed ya ha visualizado el problema.

Puerto Rico pondrá de cabeza a Estados Unidos y por ende a México, debido a la estrecha relación comercial que tenemos con el vecino del norte.

Ciudad de México, julio 25, 2015.-Mientras todos se consternan por la crisis Griega y siguen bajo la lupa las negociaciones de Merkel y Tsipras por el nuevo acuerdo para solucionar el problema financiero que aqueja a toda Europa, se desata una nueva bomba financiera en América.

En días recientes el actual gobernador del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Alejandro García Padilla anunció que es impagable la deuda de 72 mil millones de dólares a sus acreedores.

Aún cuando la economía de Puerto Rico representa sólo una parte de la economía de Estados Unidos, la deuda de la isla podría generar un caos financiero.

La isla caribeña sólo cuentan con 3.6 millones de habitantes, muy similar a los habitantes que viven en delegación Iztapalapa, lo cual tanto su poca población y las condiciones laborales que pasan es un problema real para la crisis financiera de Puerto Rico.

Puerto Rico no tiene dinero para pagar, y por su estatus jurídico le impide acogerse a la ley de quiebras por lo tanto, Washington ha señalado que no abogará por ellos. La misma Casa Blanca que lleva insistiendo a Europa que ayude a Grecia ha descartado un rescate financiero para la isla.

Desde 2006 a la fecha, Puerto Rico ha perdido una quinta parte de su actividad económica, del empleo y de su fuerza laboral. La falta de crecimiento y el crimen han expulsado a 5% de su población hacia Estados Unidos.

Durante 65 años, la isla fue para Estados nidos un experimento de industrialización planificada que terminó en 2006, cuando se eliminó la exención que recibían las empresas por el impuesto a las utilidades.

Con ese incentivo, la isla desarrolló las industrias farmacéuticas y electrónicas, entre otras, pero no generó condiciones de competitividad, muy similares a las que se han llevado a cabo en los países latinoamericanos.

La falta de competititividad de la isla está enmarcada por una excesiva regulación para la inversión, elevados costos de electricidad y transporte de mercancías. Al igual. Puerto Rico sufre una escasez de mano de obra generando elevados costos laborales.

Por si fuera poco, la población que podría trabajar es de las más bajas en el mundo, porque los beneficios de estar desempleado superan al salario mínimo.

La carga fiscal es otro obstáculo estructural para la isla, sus residentes pagan tasas del impuesto sobre la renta superiores a los de cualquier estado de la unión, a pesar de ello, los ingresos fiscales no alcanzan a cubrir los gastos del gobierno.

En Puerto Rico se gesta la que podría ser la siguiente turbulencia financiera internacional. La crisis de Grecia alejó la atención de lo que un caos financiero de la isla podría representar para Estados Unidos y México.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();