Remesas se fortalecen con alza de dólar

remesas

La divisa más importante del mundo en su monto de negociación es el dólar; luego el euro y enseguida el yen.

Receptores de remesas del exterior son mucho más felices tras el alza de la divisa estadounidense ante peso mexicano.

Ciudad de México, agosto 4, 2015.-La historia de las remesas en México, debe ser comprendida como un fenómeno derivado de la migración de ciudadanos mexicanos, principalmente hacia Estados Unidos, en su búsqueda por mejores oportunidades de vida.

Las remesas representan un fenómeno migratorio-económico derivado de la problemática social de México: altas tasas de desempleo, constantes procesos inflacionarios, pérdida de productividad y calidad de vida en el campo, así como de la centralización del desarrollo en las ciudades.

El crecimiento del ingreso por remesas familiares se explica por el incremento del flujo migratorio de mexicanos a Estados Unidos, la disminución en el costo por el envío de remesas y por un mejor seguimiento de flujos por parte del Banco de México.

A nivel internacional, en 2014 México ocupa la tercera posición de países receptores de remesas, concentrando el 4.8%. A nivel América Latina, México es el principal destino del flujo de remesas con una participación del 3.7.2% en la región.

La Encuesta Ingreso Gasto de los Hogares 2014 señala que son alrededor de 1.3 millones de hogares en el país los que reciben este tipo de ingreso.

En muchos casos se trata de hogares entre los segmentos pobres, lo que hace relevante la significación de la remesa.

Los datos del Banco de México dados a conocer refieren que, en el primer semestre del año ingresaron al país por este concepto 12 mil 088 millones de dólares, una cifra en dólares superior en 4%  al mismo periodo del año pasado y que marca la cifra más elevada desde 2008.

Los datos de la Encuesta Ingreso Gasto 2014 (ENIGH) del INEGI, indican que del total de hogares que reciben recursos por concepto de remesas 65.5% corresponde al 50% de los hogares de menores ingresos.

Así que, al menos por este concepto, la depreciación del peso tiene un efecto progresivo en la distribución del ingreso.

La encuesta más reciente, correspondiente a 2013, indica que la negociación diaria en pesos ascendía al equivalente de 135 mil millones de dólares diarios.

Una de las características de las remesas es que, si bien auxilian en el gasto de manutención de los hogares principalmente, estas no asisten de la misma manera a combatir la pobreza y la desigualdad social.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();