Optimistas calificaciones para México

México

Los sectores productivos en México tendrán un importante crecimiento derivado de las reformas estructurales.

La calificación de INCRA para México es mayor que las que le otorgan las 3 grandes agencias calificadoras de crédito.

Ciudad de México, agosto 31, 2015.- A pesar del entorno económico-social que se vive en el contexto internacional, las calificaciones se muestran optimistas, asegurando, incluso, un crecimiento a largo plazo para el país.

Un nuevo informe publicado por INCRA se muestra optimista sobre el futuro de México: en los próximos años, es probable que el país sea testigo de un crecimiento acelerado a partir de la actividad inversora, las exportaciones y los ingresos petroleros.

En sus evaluaciones de deuda soberana, INCRA utiliza indicadores a futuro además de los datos macroeconómicos tradicionales. Estos indicadores son altamente cualitativos, e incluyen, por ejemplo, las capacidades de gestión y reforma del gobierno, además de las inversiones en educación e infraestructura. En general, la elevada calificación y las perspectivas positivas de México reflejan el crecimiento y los recientes esfuerzos de reformas del país.

En México hay importantes programas de reformas económicas en marcha, mismas que afectan a sectores tales como educación, antimonopolios, energía, comunicaciones, trabajo y finanzas han sido todos sometidos a reformas sustanciales.

El FMI estima que dichas reformas finalmente fomentarán un crecimiento anual del PIB del 3.5% al 4%, y el gobierno mexicano considera que el aumento del resultado potencial podría ser inclusive mayor. Los resultados de las elecciones de junio implican que estos cambios van a seguir. Sin embargo, si bien se han adoptado muchas reformas, la mayoría enfrenta un camino dificultoso hacia su implementación.

Si bien el petróleo sigue siendo una importante fuente de ingresos para el gobierno federal, la participación del sector en la economía total ha declinado. No obstante, los mayores ingresos fiscales de fuentes no petroleras más que compensaron la caída de ingresos fiscales procedentes del sector petroleros durante los primeros cinco meses de 2015.

El gobierno espera una leve caída de la producción petrolera en 2015 y posteriormente un modesto aumento, a medida que compañías extranjeras empiecen a producir en 2016, con una producción global que se estima que aumentará y se estabilizará en alrededor de 3 millones de barriles por día en 2019. Si ello no ocurre según lo planeado, y/o los precios del petróleo permanecen bajos, serán necesarios nuevos ajustes futuros al gasto gubernamental.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();