Sixsigma el patito feo de Arambaruzabala

Sixsigma

Sixsigma, la apuesta de Aramburuzabala por liderar servicios tecnológicos.

Aramburuzabala apuesta por crecimiento de Sixsigma.

Ciudad de México, noviembre 13, 2015.- Ni más ni menos, doce empresas de telecomunicaciones ya tienen el pase de entrada para incursionar en servicios de telecomunicaciones.

Entre ellas se encuentran Triara de Carlos Slim, Axtel de Tomás Milmo, de igual manera se encuentra, Ikusi México, Micronet, Scitum y Sixsigma Networks México, el cual cuentan con un título de concesión vigente en el Fideicomiso para Administrar los Recursos de la Contraprestación de la Ley Aduanera (FACLA) que instituyó el SAT.

Gracias a este título de concesión la empresa Sixsigma Networks México, propiedad de la María Aramburuzabala buscará liderar los servicios tecnológicos.

Aunque S&P rebajó los bonos de la empresa tecnológica de la mujer más rica de México por debajo de la categoría de basura, Sixsigma está posicionada para aprovechar el crecimiento como mayor proveedor de servicios de tecnología de la información en México.

En los últimos meses, una empresa de tecnología casi desapercibida, propiedad de la mujer más rica de México, perdió la confianza de algunos de sus acreedores en el mercado de bonos.

Desde el 29 de octubre, los bonos de Sixsigma Networks SA se desplomaron después de que Standard Poor’s rebajó su calificación, la cual ya estaba bajo la categoría de basura.

La rebaja, que se debe a la terminación de sus contratos gubernamentales de video-vigilancia y un endeudamiento más alto, subió los costos de financiamiento de Sixsigma cerca de récord máximo, al 9.1%.

Algunos acreedores de bonos que compraron Sixsigma se han sentido decepcionados porque el respaldo de la heredera cervecera multimillonaria, María Asunción Aramburuzabala, no se tradujo en un mejor desempeño. La firma de investigación de mercado IDC estima que para 2017 el sector crecerá un 70% a nivel mundial.

Los bonos por 500 millones de dólares con vencimiento en 2021 rindieron 1.3% este año, más de un punto porcentual menos que bonos de países en desarrollo con una calificación similar.

La familia de Aramburuzabala, de 52 años, integraba el grupo que vendió una participación mayoritaria en el fabricante de la cerveza Corona, Grupo Modelo SAB, a Anheuser-Busch InBev por 20 mil 100 millones de dólares en 2013.

Su sociedad de inversiones, Tresalia Capital, prestó a Sixsigma casi 400 millones de dólares el año pasado para financiar su expansión estadounidense y es propietaria de más del 80% del capital de la empresa.

Sin embargo, la caída de 11% del peso este año y la terminación de un contrato para proveer vigilancia por video al organismo de aduanas de México que aportaba un 25% de ganancias netas el año pasado afectaron negativamente a Sixsigma.

Su deuda neta es cinco veces las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, lo cual deja a la empresa en la categoría de muy apalancada, que es la más alta de riesgo financiero en la matriz de S&P.

La calificadora tiene ahora a los bonos cuatro niveles por debajo del grado de inversión.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();