Economía global se desacelera y mercados a la espera de política monetaria

economia-global

Las ganancias al tercer trimestre reflejan la desaceleración de la economía global.

Los reportes de ganancias del tercer trimestre reflejan que la microeconomía finalmente está a la par de la macroeconomía.

Ciudad de México, noviembre 22, 2015.- Los reportes de ganancias del tercer trimestre resultaron disparejos y mezclados, por lo que podemos afirmar que la microeconomía finalmente está a la par de la macroeconomía.

En opinión de Igor de Maack, gestor del fondo DNCA Invest Convertibles (Filial de Natixis), indica que si bien la actividad internacional de las empresas es decepcionante, las actividades domésticas en Europa muestran resultados positivos en un entorno monetario inundado de efectivo.

En el documento titulado “Una economía global que se desacelera y mercados que esperan mayores decisiones en política monetaria” se menciona que las ganancias al tercer trimestre reflejan la desaceleración de la economía global. Además, los resultados se ven opacados por los trastornos ocasionados por las fluctuaciones del tipo de cambio.

Cuando se producen cambios en una tendencia macroeconómica, ya sea al alza o a la baja, la microeconomía siempre tiende al final a alinearse con la macroeconomía, en un lapso de tiempo. Esta sensación de una desaceleración extendida puede notarse ahora en los reportes de resultados más bien desalentadores al tercer trimestre (uno de los peores desde 2008). Aunque algunos resultados satisfactorios son de destacar en algunas actividades locales (como el sector telecomunicaciones, por ejemplo), no debemos esperar más ninguna revisión de ganancias al alza para el presente año o el próximo. Para algunos sectores como las materias primas (petróleo, acero, etc.), el 2016 viene peor que el 2015”.

La demanda china está afectando a grandes grupos internacionales (productores de materias primas, fabricantes de automóviles y grandes grupos de bienes de consumo). Por otra parte, las empresas en su conjunto están siendo impactados por los efectos cambiarios desfavorables debido a las divisas emergentes siguen bajo presión. Mientras Europa se está beneficiando de los efectos del tipo de cambio frente al dólar, que es, por el contrario, que sufren de los efectos negativos de la caída en las divisas emergentes frente al euro (por ejemplo, el real brasileño).

Así que se ha alcanzado el punto de unión entre la macroeconomía y la microeconomía. La pregunta para los inversores es ahora si el ritmo de la desaceleración se reunirán velocidad o no. Es posible que se alcanzó el punto más bajo de PIB de China durante el tercer trimestre. La cuestión de la desaceleración china y el vigor de la economía de Estados Unidos es crucial, ya que la zona euro no es inmune frente a los choques externos. Muchos inversores tienen dudas acerca de la solidez y la sostenibilidad de la recuperación europea, sobre todo porque las cifras de inversión industriales siguen siendo pobres.

A pesar de ello, las empresas europeas – y en particular los del sur de Europa (incluida Francia) – todavía esperan crecimiento de las ganancias de dos dígitos para el año 2015 y 2016. Esto no es anormal, ya que son estos países (Francia, Italia, España) que muestran el mejor momento en términos de velocidad económica – a pesar de que el crecimiento sigue siendo más débil que en una recuperación típica. Alemania, la potencia exportadora, por definición, está siendo afectada por la atonía de la demanda de China y, en menor medida, por el asunto Volkswagen. A pesar de que existen disparidades dentro de la zona euro, su recuperación no parece estar en peligro por el medio ambiente mundial, por el momento, a pesar de los temores del pasado verano sobre China.

El reporte de DNCA también menciona que mientras la economía global se está desacelerando y algunas empresas se enfrentan a revisiones a la baja de sus ingresos, todos los mercados han puesto su esperanza en la proactividad de los bancos centrales, especialmente en Europa. Tasa de crecimiento de la economía europea (+ 1,5% e en 2015) no es suficiente para tranquilizar completamente la comunidad financiera. La estimulación de la demanda interna a través de la política monetaria complaciente del BCE merece ser continuado, que Mario Draghi ha insinuado para la próxima reunión del Consejo de Gobierno el 3 de diciembre.

Los mercados de valores identificados inmediatamente este factor de apoyo: la perspectiva, ya más o menos anunciado, de una mayor flexibilización cuantitativa (aumento, extensión, nuevas medidas, etc.) provocó un rápido aumento de los mercados de renta variable europeos. Este anuncio es probable que probablemente permitirá absorber una decisión endurecimiento de la política monetaria en los Estados Unidos: el primer incremento en las tasas de interés en Estados Unidos podría, de hecho, decidirse el 4 de diciembre.

Los inversores ahora deben basar su razonamiento en una fase de macro y microeconómico menos favorable y una divergencia monetaria cada vez más evidente: deben primero aceptar psicológicamente la normalización monetaria de Estados Unidos, que parece inevitable y el sonido, dado el desempeño de la economía de Estados Unidos.

Por otra parte en Europa, ahora saben que tienen paraguas del BCE. El banco central está claramente determinado para revitalizar el ciclo económico europeo, que es más débil que el ciclo de los Estados Unidos. No es sorprendente que las políticas monetarias divergen cuando las dos economías se encuentran en dichas etapas diferentes del ciclo. Esto no es una desincronización total, pero una divergencia cíclica.

Mexican Business Web

|
Suscríbase al Newsletter

Opina

*

 

genesis();